Post 3. Maltrato Infantil: conclusiones.

El maltrato infantil es un problema que afecta en todo el mundo y, que es tan antiguo como la humanidad, es por tanto, universal. En la antigüedad se podía realizar incluso de forma para agradar a los dioses o para mejorar la especie, eran las formas de justificación que daban a la violencia hacia los menores. Se trata pues, de un problema que no es reciente sino, que nos lleva acompañando a lo largo de toda la evolución del hombre. (Instituto Nacional de Salud Pública, 1998).

Incluso los primeros filósofos ya expresaban sus ideas frente a este tema como lo que Aristóteles (384 a.C – 322 a.C) se atrevió a afirmar, “Un hijo o un esclavo son propiedad, y nada de lo que se hace con la propiedad es injusto”. Algo que hoy vemos como una aberración, en esa época era de lo más usual, como el sacrificio de las niñas en la antigua Grecia pero, ¿este tipo de maltrato infantil, que termina directamente con la muerte del menor, se quedó en la antigüedad?

Podemos utilizar un ejemplo tan claro como el actual en la cultura China, asignando el sacrificio de las niñas a un desequilibrio poblacional en relación al sexo, unido a la política de un solo hijo que ha estado en vigencia por tres décadas, lo que explican Steven Mosher y Colin Mason más detenidamente en su artículo La política de un solo hijo en China y la eliminación sistemática de las mujeres.

Es entonces, con este tipo de ejemplos, cuando podemos relacionar el maltrato infantil con la pertenencia a una cultura u otra, aunque esta relación suele ser en las formas más drásticas del maltrato. Por ejemplo, en cuanto a lo que se refiere a la mutilación genital femenina tan practicada en los países de África y Oriente Medio, violando los derechos humanos y afectando a la salud y bienestar de unos 3 millones de niñas todos los años (UNICEF, 2015).

no_me_maltrates_lalico.jpg

No_me_maltrates_lalico

En nuestra sociedad, las formas de maltrato suelen ser diferentes, pero en ocasiones, también acaban con daños irreparables para los menores por parte de sus propios padres o personas más cercanas. Hablamos de maltrato por diversas causas en el entorno familiar como el tratarse de un hijo no deseado, que conlleva a la permanente frustración de los progenitores, echándoselo permanentemente en cara de forma verbal o en los casos más extremos, mediante violencia física.

Según la OMS (2014), también podemos asociar el maltrato a una situación de desempleo o de dificultades económicas por las que atraviese la familia, donde esto se paga con los menores que, normalmente no se revelan y son más indefensos.

Permanentemente vemos en los medios de comunicación que el progenitor de la familia acaba con la vida de los hijos como causa de una mala relación con la madre, relacionando este trágico maltrato infantil con casos de violencia de género, donde lo que se pretende es causar un dolor irreparable a la madre de los niños, teniendo esto más interés para el padre que la vida de sus propios hijos. Esta práctica recibe el nombre de “violencia vicaria”, una violencia secundaria a la víctima principal, que es la mujer (Sonia Vaccaro, 2015).

Estas son solo algunas de las causas que con más frecuencia asociamos al maltrato de los menores y escuchamos en relación a este problema, es por esto que se hace indispensable el conocimiento sobre ello, en especial desde el ámbito del Trabajo Social como ya se explica en el post 2, y en la medida de lo posible desde el entorno más próximo al menor (escuela, pediatra, etc.) si se tiene  la sospecha de la existencia del problema y, ponerlo de inmediato, en conocimiento de las instituciones responsables que se encargarán de resolverlo y velar ante todo por el bienestar del/la pequeño/a.

Hace UNICEF una definición sobre el Buen Trato, donde tenerla en mente y practicarla, podría evitar gran parte de estos casos que, desgraciadamente, hoy siguen ocurriendo. Dice, “Buen Trato es tener la alegría y la disponibilidad de tiempo para compartir con los hijos, estar pendiente de ellos, conversar, jugar, pasear, verles crecer y desarrollarse en un ambiente armonioso y libre de violencia”.

Post realizado por Leticia Sierra.

Referencias bibliográficas:

Santana, R. Sánchez, R. Herrera, E. (1998). El maltrato infantil: un problema mundial. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública.

http://es.catholic.net/op/articulos/7142/cat/257/la-politica-de-un-solo-hijo-en-china-y-la-eliminacion-sistematica-de-las-mujeres.html

http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/noticias/mutilacion-genital-femenina-3-millones-de-ninas-y-mujeres-son?tc_alt=172&n_okw=ablacion%20femenina_e_1t3_c_18793900925&gclid=CKCEh7r6rs0CFbgy0wodpToC5A

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs150/es/

http://www.elmundo.es/espana/2015/08/02/55bd3087e2704eae318b4597.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s