POST 1. Sectas destructivas: qué son y características.

En primer lugar, según el blog llamado los peligros de las sectas destructivas, definir una secta no es una tarea fácil, ya que el término secta no se usa igual en todos los lugares ni tampoco con idéntico significado. Este dilema no es actual, sino que ya muchos filósofos lo utilizaban en tiempos de Séneca o Cicerón y en muchos casos se utilizaba para denominar un modo de vida o unas escuelas filosóficas o médicas. Según Miguel Perlado, psicoterapeuta y presidente de la Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (AIIAP): “las sectas son grupos con una estructura jerárquica y piramidal, con la presencia de un gurú carismático que exige una dedicación y una devoción que es de tipo explotadora y que puede acabar desembocando en diversos niveles de daño personal, económico y emocional sobre las personas.”

En la revista académica para el estudio de las religiones de Jorge Erderly encontramos una definición del asesor sobre sectas para gobiernos europeos Pepe Rodríguez en su libro El poder de las sectas, y nos habla de que una secta destructiva será todo aquel grupo que en su dinámica de captación y/o adoctrinamiento, utilice técnicas de persuasión coercitiva que propicien la destrucción de la personalidad del adepto, destrucción total o severa de los lazos afectivos y de comunicación afectiva del sectario con su entorno habitual y consigo mismo, pues quieren que tengan una entrega totalitaria a la organización y por último,  la destrucción de derechos jurídicos inalienables en un estado de derecho.

Siguiendo el artículo Sectas destructivas y grupos de riesgo del psicólogo Eloy Rodríguez y la definición de Pepe Rodríguez, las sectas destructivas, se caracterizan por, como ha dicho Pepe, destruir la personalidad del adepto mediante la manipulación, tanto así, que en algunos casos cuando consiguen manipularle totalmente los adeptos acaban dándole parte de su patrimonio a la secta y/o líder. Se enmascaran para captar personas, haciendo conferencias o reuniones en las que su tapadera es interesarse por un tema concreto cuando en realidad poco les importa. Estos grupos suelen vivir en comunidades cerradas, y tienen su propia cultura ya que cada secta se organiza de manera diferente, tiene diferentes formas de captación y de pensamiento además de que no en todas las sectas se vive de la misma manera.

Estas sectas no siempre son igual de peligrosas, como veremos más adelante, hay algunas que llegan tan al límite del totalitarismo y del fanatismo que acaban cometiendo verdaderas atrocidades, sin embargo, hay otras que aunque tengan peligro porque manipulan a las personas y en muchos casos les roban, no llegan a tales límites de cometer un asesinato o un suicidio en masa.

Los adeptos de estas sectas, se caracterizan, según Ramiro Pinto, por no hablar por sí mismos y pensar que solo ellos tienen la verdad. Estas personas no transmiten en verdad lo que ellas piensan, sino lo que la secta le ha metido en la cabeza. No van a entrar en razón por mucho que se les diga que no tienen la verdad y que la realidad es muy distinta a aquello que piensa. Esto es una ventaja a la hora de captar nuevos miembros para la secta, ya que al ser un adepto el que hable de todas las ventajas de éstas, es mucho más fácil y parece más inocente que si lo hace alguno de los líderes de la organización. Estas personas acabarán rompiendo lazos que tienen con el exterior por petición de los líderes, y  se les suprimen las libertades individuales.

Po último, los líderes, según Ramiro Pinto (1998), son los pilares fundamentales que tienen estas organizaciones, se caracterizan por tener un fuerte carácter y un vocabulario que no sea común, que llame la atención, ya que esto hará que las personas se interesen y vayan a las conferencias, mítines o reuniones que estas organizaciones elaboren. Saben perfectamente lo que los demás quieren oír, para ellos esto es una tarea bastante fácil. La mayoría son autoritarios, afirman tener la verdad absoluta, son manipuladores y mentirosos y no suelen sentir remordimientos por ello. Los líderes tienen miedo a que los adeptos que quieran salir de la secta vayan contando cosas que hayan visto y que puedan perjudicarles, por lo que cuando una persona quiere salir de ésta, los líderes se encargarán de hacerle cambiar de opinión, ya sea con chantaje o recurriendo a la violencia.

Ya solo con tener conocimiento de estas características, parece una tarea fácil identificar una secta y saber cuándo nos pueden estar engañando, pero no es así, ya que, como veremos en el siguiente post, estas sectas tienen trucos para saber enmascararse bien y que parezca que el sitio donde te estás metiendo no parezca una organización tan peligrosa. Sobre todo actualmente, con la crisis por la que está pasando España, hay muchas más personas que intentan aprovecharse de personas inocentes que lo único que quieren es una vía de escape para sus problemas.

Post realizado por Alicia Bayón.

Referencias:

Eloy Rodríguez-Valdés. Sectas destructivas y grupos de riesgo: http://galeon.hispavista.com/investigacionsectas/productos1092285.html

Revista académica para el estudio de las religiones. Jorge Erdely. Sectas destructivas: definiciones y metodología de análisis: http://www.revistaacademica.com/TI/Capitulo_1.pdf

Ramiro Pinto (1998). Las sectas al descubierto. Madrid: Editorial CCS: https://ramiropinto.es/libros-ramiro-pinto/sectas-al-descubierto/

Los peligros de las sectas destructivas: http://informatizarte.com.ar/blog/?p=1767

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s