La Prostitución y su evolución.

La RAE define prostitución como la actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero. También es conocida como trabajo sexual comercial.

¿Quién no ha oído alguna vez que la prostitución es el empleo más antiguo del mundo? Pero, ¿hasta qué punto de la historia tenemos que remontarnos para comprobarlo?

Como dice Marcelo Fernando Castro en Especial: prostitutas en la historia.

Ya en la antigua Mesopotamia (siglo XVIII a.C) encontramos registros de leyes, recogidas en el Código de Hammurabi, que regulaban los derechos de herencia de las prostitutas.

codigo_de_hammurabi.png

Código Hammurabi

En Babilonia se obligaba a las mujeres a que al menos una vez en la vida mantuvieran sexo con un extranjero como muestra de hospitalidad, a cambio recibían un pago.

En la Grecia Clásica tanto hombres como mujeres la ejercían, estaban obligados a llevar una vestimenta diferente al resto y a pagar impuestos. En el siglo VI a.C. se crea el primer burdel por orden del rey ateniense Solón.

Roma es quizá el “paraíso de la prostitución”, debido a la enorme libertad sexual de la época. Había un tipo que se podría parecer a lo que hoy conocemos como “escorts”, mujeres educadas tanto para mantener una conversación como para dar placer, cobraban grandes sumas de dinero y solo ofrecían sus servicios a altos cargos.

En la Edad Media, un periodo fuertemente influenciado por la Iglesia, había contradicciones respecto al fenómeno, por un lado se consideraba un pecado, pero por otro existía una tolerancia universal, incluyendo a las autoridades religiosas. Se pedía que se vistieran de manera diferente para distinguirlas de otras mujeres y también que pagaran impuestos.

Era considerada como un “mal necesario” en el Renacimiento, ya que satisfacía necesidades básicas de las personas.

Se introduce el concepto de cortesana en la Época Moderna, un concepto que se asimila. Se reguló su situación en ciudades como Roma o Venecia, quedando a cargo de una “reina” que se responsabiliza de hacer cumplir las reglamentaciones policiales.

Hoy en día la realidad es otra. El porcentaje de mujeres que la ejercen libremente en España es solo del 10%, frente al 90% que son obligadas por redes de tratas, según un cálculo realizado por la Policía española.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 13.32.58.png

Actualmente en España se encuentra en una situación de alegalidad, pues está permitida ejercerla y quedarse con los beneficios, pero está sancionado su consumo en zonas de tránsito público. Está reglado y sancionado en el Código Penal la prostitución de menores, la forzada o la coaccionada en mayores de edad y el hecho de lucrarse a costa de que otra persona la ejerza.

El perfil de prostituta que ejerce en España según el fiscal delegado de extranjería de Málaga, Juan Bermejo, suele ser una mujer extranjera, que en muchas casos está en una situación irregular y que la ejerce normalmente por una situación de necesidad. Suelen ser personas “marginales, drogadictas y sin otra salida” por lo que queda en duda si el pequeño porcentaje que lo hace libremente lo hace por ese “placer” o porque encuentran en esta actividad una manera de salir de la pobreza.

Trabajan en una situación, como hemos dicho anteriormente, alegal, ya que quienes la ejercen libremente no tienen protección laboral, al no poder darse de alta en la Seguridad Social. Muchas ejercen en locales de alterne mientras que otras pagan diariamente un alojamiento con pensión completa, o lo realizan en pisos de citas.

La trata actualmente es un delito perseguido y castigado a nivel internacional. Como dice el Inspector jefe del Centro de Inteligencia de Análisis de Riesgo (CIAR) de la Policía Nacional, José Nieto: “Entendemos que sin demanda no hay oferta, y queremos convencer a la gente de que detrás de cada una de estas mujeres, quizá, exista una víctima y una esclava sexual”

Desde el Trabajo Social la intervención que se lleva a cabo para abordar los problemas que sufren las consecuencias de este fenómeno comprende actuaciones como:

  • eliminar el estigma que la sociedad ha creado en la mujer con un efecto desvalorizante, restándoles legitimidad e invisibilizándolas,
  • promover el cambio de forma vida así como en su entorno social, ya que muchas sueñan con llevar una vida normalizada,
  • informar sobre recursos existentes,
  • regularizar su situación en el país,
  • formarla en nuevos ámbitos tanto laborales como académicos,
  • etc.

Post realizado por Marta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s